Search

    Esta secção não inclui de momento qualquer conteúdo. Adicione conteúdo a esta secção através da barra lateral.

    Image caption appears here

    Add your deal, information or promotional text

    Masturbarnos para amarnos

    • 3 lectura mínima

    La masturbación es una práctica muy común y aun así es un tema del que generalmente no hablamos o que cuando se menciona nos hace sonrojar y hasta preferiríamos escondernos debajo de la tierra antes que hablar sin tapujos del tema. Ahora, la otra cara de la moneda no es que nos dé pena, sino que nos podamos sentir juzgadas, especialmente siendo mujeres, al decir abiertamente que nos masturbamos, por más increíble que suene, muchos temas relacionados con la sexualidad femenina, especialmente cuando la experimentamos por placer y no con fines reproductivos, en pleno siglo XXI siguen siendo mal vistos o tabú. Es por eso que, en esta entrada del blog Bloom les contamos la importancia de tocarnos para vivir una sexualidad libre a través del autoerotismo.

     

     

    Para empezar, es importante tener este dato en cuenta: la masturbación es sana y una forma muy saludable y efectiva de conocer nuestra anatomía, gustos y de conectar con nosotras mismas. Incluso, algunos estudios han indicado que la masturbación puede traer beneficios a la salud mental, emocional y física de las personas, según Planned Parenthood, cuando practicamos el autoerotismo nuestro cuerpo libera endorfinas, hormonas que alivian el dolor (por eso también es hora de perderle el miedo al sexo durante la menstruación), ayuda a reducir el estrés y dormir mejor, pero lo más importante es que, además, es un acto de cuidado y amor propio con beneficios para nuestra autoestima.

     

    Cuando nos masturbamos, poco a poco vamos derrumbando mitos y tabús alrededor de la práctica, le vamos teniendo menos pena o miedo y experimentemos una sexualidad mucho más libre

     

    La masturbación nos ayuda no solo a entender mejor nuestro cuerpo y gustos durante las relaciones sexuales, sino que esta forma de autoexploración aumenta nuestra autoestima, ya que, al conocernos sin miedo, culpa, ni tapujos, aumentamos nuestro amor propio, mientras más nos conocemos sin prejuicios, más nos queremos. Algunos estudios hechos en los 90s indicaron que las mujeres que se masturban son mucho más seguras y tienen mejor autoestima que mujeres que no lo hacen, esto sucede porque al conocer su cuerpo, lo perciben de una forma mucho más amorosa y positiva, incluso, el autoerotismo y la autoexploración les permitió mejorar sus relaciones personales y de pareja. Además, cuando nos masturbamos, poco a poco vamos derrumbando mitos y tabús alrededor de la práctica, le vamos teniendo menos pena o miedo y experimentemos una sexualidad mucho más libre, sin prejuicios que nos permite conocernos mucho mejor sin ningún tipo de presión, solo con el propósito de sentirnos bien, amarnos y producirnos placer. Esto es muy importante porque al dejar de sentir culpa, nos abrimos a un mundo de posibilidades y de amor propio, en el que tenemos claro que la conexión más importante es el poder de decisión que tenemos sobre nosotras mismas ¡Qué poderoso!

     

     

    Entonces, la masturbación es una forma de protesta en contra del sentimiento de culpa asociado con el sexo, especialmente en contra de las mujeres que experimentan con libertad su sexualidad. Estas presiones sociales son impuestas especialmente a las mujeres, a quienes nos controlan la sexualidad con el discurso basado en la culpa y el que esté visto como promiscuidad cuando una mujer se toca o habla de sexo, de hecho, este discurso de represión sexual femenina es tan arraigado y peligroso, que un estudio de The Journal of sex Research encontró que del 64% de mujeres que se masturba, el 48% se siente culpable al hacerlo y cree por un lado, que por sus creencias religiosas no debería hacerlo, se siente juzgada socialmente o cree que está mal tocar su propio cuerpo, especialmente sus genitales y más con el propósito de provocarse placer.

     

    Esto nos permite darnos la libertad de conocernos en formas nuevas que no habíamos explorado antes, mejorando la relación que tenemos con nosotras mismas

     

    Por eso es hora de entender la masturbación como una forma de reclamar nuestros cuerpos, placer y sexualidad, de esta forma logramos no solo liberar nuestros cuerpos y mentes, sino también liberamos toda presión social sobre nuestra sexualidad y nuestros cuerpos. Esto nos permite darnos la libertad de conocernos en formas nuevas que no habíamos explorado antes, mejorando la relación que tenemos con nosotras mismas e incluso mejoramos nuestra salud emocional, sexual y reproductiva.

     

    A disfrutarnos sin miedo, que cuando nos tocamos, nos amamos.

    Dejar un comentario

    Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.