Esta secção não inclui de momento qualquer conteúdo. Adicione conteúdo a esta secção através da barra lateral.

Image caption appears here

Add your deal, information or promotional text

CONDOTO - CHOCO

Como parte del programa "JuntosxChocó", donde varias organizaciones nos unimos para llevar a las comunidades chocoanas proyectos que apunten al desarrollo sostenible y bienestar en la región, Bloom llegó a Condoto con 25 kits Bloom (copa menstrual + olla esterilizadora), acompañadas de nuestros talleres de empoderamiento, salud sexual y reproductiva, anatomía y uso de la copa menstrual Bloom. 

El Chocó colombiano está lleno de magia por donde se mire, sus paisajes increíbles, sus montañas imponentes, su riqueza natural, y su gente única y extrovertida, hacen de esta joya del pacífico un lugar que en Bloom nunca olvidaremos.

A penas pisamos tierra chocoana sentimos que este proyecto social no iba a ser el último, sabíamos que volveríamos... Su primera dama Kellen nos recibió con los brazos abiertos y una sonrisa de lado a lado, un abrebocas de la alegría que nos esperaba en una región que a pesar de toda la violencia y corrupción a la que ha tenido que sobrevivir, nunca ha dejado de sonreír.

Nuestro primer día en Condoto fue de reconocimiento, íbamos acompañadas de la brigada de salud, a quienes apoyamos a instalarse y prepararse para recibir más de 300 mujeres y niños en consulta general, pediatría y odontología. Fuimos testigos de la gran emoción y compromiso que sintió la comunidad con esta brigada de salud, su asistencia nos confirmó que tenían los brazos abiertos para recibir la ayuda que les llegara.

Pasamos la noche en un hotel en el pueblo, donde nos tenían de cena huevos pericos, con arepa blanca y un chocolate servido en una tasa sopera gigante, estaba delicioso, una muestra más de la calidez de la gente chocoana. 

 

Realizamos 2 talleres, uno enfocado en el empoderamiento y los mitos sobre la menstruación, y otro en anatomía, salud sexual y reproductiva y uso de la copa menstrual, este último acompañado de la entrega de 25 copas menstruales con su ollita esterilizadora.

"Cuando les preguntamos cuál era la parte favorita de su cuerpo, varias asistentes respondieron que su parte favorita eran sus tetas y su cuca, porque con ellas es que se hacía plata"

Tuvimos en nuestros talleres mujeres desde los 12 a los 34 años edad, la mitad de ellas llegaron acompañadas de sus hijos, quienes tenían una actividad en el salón de al lado. El inicio del taller se desarrolló con la intención de romper el hielo con el grupo y generar un espacio cómodo y abierto, razón por la cual decidimos comenzar con juegos sobre su relación con la menstruación. La mujer chocoana nos reveló su seguridad y su personalidad extrovertida, manifestaron no tenerle asco ni pena a su menstruación, pues casi todas ellas ya se habían tocado y explorado. Notamos que solo un grupo pequeño de 6 adolescentes se sentían incómodas con la conversación, entonces se dejaban llevar de las más grandes. Cuando les preguntamos cuál era la parte favorita de su cuerpo, varias asistentes respondieron sin pelos en la lengua, que su parte favorita eran sus tetas y su cuca, porque con ellas es que se hacía plata. 

Luego entramos a hablar a mayor profundidad sobre la menstruación y aquí fue donde ellas reportaron sufrir de irritaciones por el uso de toallas y tampones, así como también nos contaron que el calor y la humedad de la región hacía que fuera muy difícil controlar los malos olores durante su menstruación.

Algunos de los mitos que compartieron en el taller fueron que durante su menstruación:

- No se metían al monte porque atraían a las serpientes

- No alzaban a los bebes porque los enfermaban

- No se dejaban cortar el pelo de mujeres que estuvieran menstruando 

- No se bañaban en el río para no contaminarlo

En el segundo fragmento del taller se habló sobre la anatomía femenina y solo una de ellas sabía la diferencia entre vulva y vagina. Todas conocían el concepto social de la virginidad, pero no tenían ni idea qué era el himen, así como tampoco sabían que el canal vaginal tiene un techo conocido como cérvix  o cuello uterino. En cuanto al ciclo menstrual, ninguna sabía que se conformaba de 4 fases, ni las variaciones hormonales que cada fase conlleva. Demostrándonos nuevamente el desconocimiento profundo sobre el cuerpo femenino.

Les causó mucha curiosidad conocer sobre el clítoris y su parecido anatómico con el pene del hombre, incluso datos curiosos como que el placer viene de la estimulación en el clítoris y no de la penetración vaginal llamó toda su atención.

Por último hicimos la entrega de las copas menstruales con la ollita esmaltada, y su atención se centró en preguntas como:

¿Cómo me voy a meter esto? 

¿Eso se me va a ir pa' arriba?

¿Y cómo lo voy a sacar?

¿Puedo usar la olla para otra cosa?

¿Me toca pringar esto cada cuánto?

¿La puedo lavar con el agua del río?

 

Al finalizar el taller todas estaban muy ansiosas por probar la copa, querían llegar a mostrárselas a sus familiares y hablarles de todo lo que habían aprendido. Muchas dijeron que querían probar regar las plantas con su menstruación diluida en 1 litro de agua y ser embajadoras de este nuevo conocimiento que habían adquirido. 

Gracias Condoto por esta experiencia tan maravillosa!

Porque Todas Lo Merecemos

Volveremos pronto...

Equipo Bloom

BUSCA con palabras claves