Esta secção não inclui de momento qualquer conteúdo. Adicione conteúdo a esta secção através da barra lateral.

Image caption appears here

Add your deal, information or promotional text

Autoexamen: ¡a tocarnos las tetas!

 

Tetas, senos, puchecas, o como las llames, todxs sabemos la importancia de tocar nuestros senos y hacernos la mamografía, sin embargo, desconocemos desde cuándo tenemos que hacerlo y surgen dos preguntas claves: ¿cuándo debo empezar a hacerme la mamografía?, y, ¿puedo yo mismx hacerme una exploración mamaria?

En este blog te contamos la importancia de tocar tus senos, de sentirlos y de visitar a tu ginecólogo para prevenir o detectar tempranamente el cáncer de mama.

 

Dos cupcakes alusivos a los senos de una mujer

 

Actualmente, según el Instituto Nacional de Cancerología, el cáncer de seno es el segundo tipo de cáncer más común en las mujeres con alrededor de 1,67 millones de casos diagnosticados en el mundo en 2012.

Solo en Colombia se diagnostican cerca de 7.000 casos nuevos cada año y en promedio mueren 2.500 mujeres debido a esta enfermedad, siendo el segundo tipo de cáncer con mayor mortalidad para las mujeres colombianas, después del cáncer de cuello uterino.

Lo más impresionante de todo esto, es que las muertes por cáncer de seno suceden por un pronóstico tardío, es decir, cuando el cáncer estaba en etapas muy avanzadas. En Bogotá más del 50% de las mujeres se demora hasta 3 meses en hacerse una consulta y recibir tratamiento.

Por eso en BLOOM les insistimos en la importancia de que se haga un diagnóstico temprano y vayamos a nuestro ginecólogo para prevenir el cáncer de seno.

Para esto hay dos exámenes muy efectivos: la mamografía y el autoexamen.

 

Hacernos una mamografía a tiempo puede disminuir las probabilidades de morir por cáncer de seno hasta en un 30%

 

La mamografía es una radiografía que se hace a los senos, que permite ver los nódulos muy pequeños que normalmente no se pueden ver o sentir en un examen clínico de los senos o en el autoexamen. Este examen, al ser muy detallad permite la detección temprana del cáncer de seno; según la organización Breast Cancer, hacernos la mamografía a tiempo puede disminuir las probabilidades de morir por cáncer de seno hasta en un 30% e incluso un 35% en mujeres mayores de 50 años.

 

Es recomendable hacerlo una vez al año a partir de los 40 años, pero, si alguien de tu familia ha tenido cáncer de seno u ovario, es recomendable que te la hagas regularmente desde los 30 años como parte de tu chequeo médico.

No tengas miedo a hacerte este examen; la incomodidad y la exposición a la radiación es mínima, además, es un procedimiento que en sólo 20 minutos puede salvar tu vida.

 

 

Existe otra forma de cuidar nuestras tetas y aunque no reemplace la visita al médico, puede salvar tu vida: el autoexamen. Al igual que la mamografía, permite detectar tempranamente el cáncer de seno, es muy sencillo y todxs, a partir de los 20 años debemos hacerlo por lo menos una vez al mes, ya que se pueden detectar algunos tumores o formaciones anormales que son señales de alerta.

Hacer el autoexamen es muy fácil, lo único que tienes que hacer es buscar cambios en la apariencia y consistencia de tus senos, observándolos con detalle, además de tocarlos lentamente para sentir cualquier cambio en ellos. 

Es un chequeo muy práctico, ya que lo puedes hacer en cualquier lugar y sólo te toma un par de minutos

 

Ahora, te estarás preguntando, ¿qué tiene que ver la menstruación con todo esto? ¡Mucho! Pues el autoexamen sólo se debe hacer ocho días después que termine tu periodo y si tienes la menopausia, se recomienda que un mismo día de cada mes lo hagas y estés muy atentx a cualquier cambio extraño como malformaciones, enrojecimiento, dolor o secreción por el pezón. En estos casos acudir al médico es imperativo. 

 

Para prevenir el cáncer de seno debemos ir regularmente a ginecología, hacernos la mamografía y el autoexamen, por eso, ¡es hora de tocarnos las tetas sin miedo para sentirlas y explorarlas!

 

Y tú, ¿ya te tocaste las tetas hoy?

BUSCA con palabras claves