Esta secção não inclui de momento qualquer conteúdo. Adicione conteúdo a esta secção através da barra lateral.

Image caption appears here

Add your deal, information or promotional text

Hablemos de anticonceptivos: métodos de barrera

El origen de los anticonceptivos es casi tan antiguo como la humanidad y su evolución ha implicado que más personas alrededor del mundo los usen como un método para prevenir desde enfermedades de transmisión sexual, hasta embarazos no deseados. Se estima que para 1965, diez años después del desarrollo de la píldora anticonceptiva, en Colombia solo un 20% de mujeres utilizaba algún método anticonceptivo, mientras que para 2015 la cifra era del 80%. Es muy importante conocer los métodos, cuáles son los mejores para nosotras y así poder tomar una decisión informada, por ese motivo en esta entrada del blog Bloom les contamos qué métodos existen y cuáles son sus pros y sus contras.

 

Según el Instituto Nacional de desarrollo humano Eunice Kennedy, existen 5 tipos de anticonceptivos:

 

  1. Anticoncepción reversible de larga duración
  2. Métodos hormonales
  3. Métodos de barrera
  4. Anticonceptivos de emergencia
  5. Esterilización

Los Métodos de barrera

Son removibles, pueden ser usados tanto en el pene como en la vagina y evitan enfermedades de transmisión sexual.  

 

Métodos de barrera

 

Condones femeninos y masculinos: son hechos con plásticos finos y flexibles, en el caso de los hombres, este cubre el pene y en el caso de las mujeres, un extremo del condón se inserta en la vagina antes de tener relaciones sexuales. 

Ventajas:

  • Reducen hasta en un 92% el riesgo de adquirir enfermedades de transmisión sexual
  • Son cómodos
  • Son una buena opción para las personas que no puedan usar métodos anticonceptivos hormonales
  • El condón femenino es hecho de nitrilo, por lo tanto es hipoalergénico y es una gran opción para aquellas personas que son alérgicas al látex
  • El condón femenino protege la parte externa de la vulva, protegiendo de infecciones y enfermedades
  • El condón femenino ya viene lubricado, pero se puede usar con cualquier lubricante a base de aceite o de agua

Desventajas:

  • Si son usados incorrectamente pueden tener una tasa de falla entre el 12 y el 28%
  • Pueden romperse, aumentando el riesgo de embarazo
  • El condón masculino solo se puede utilizar con lubricantes a base de agua 

IMPORTANTE: al momento de la relación sexual NUNCA usar un condón femenino y masculino al mismo tiempo, ya que la fricción puede causar daño a los condones, aumentando el riesgo de rupturas. 

Es muy importante estar informados acerca de cada método, de esta manera conocemos todas las posibilidades que tenemos y así podemos elegir la mejor opción para nuestro estilo de vida y nuestra salud. 

 

BUSCA con palabras claves