Search

    Esta secção não inclui de momento qualquer conteúdo. Adicione conteúdo a esta secção através da barra lateral.

    Image caption appears here

    Add your deal, information or promotional text

    Historia y Virginidad ¿De dónde nació el concepto?

    • 3 lectura mínima

    Por pena y tabú sabemos muy poco de nuestros cuerpos, especialmente de la vulva, pero hay un tema alrededor de la salud sexual al que siempre le tenemos miedo y del que no queremos hablar: la virginidad. Un buen primer paso para empezar a hablar sobre la virginidad es conociendo su historia y por qué la entendemos como signo de castidad, acá te contamos 10 datos sobre la historia de la virginidad:

     

    1. En Grecia Antigua se empiezan a crear ideales alrededor de la virginidad y la castidad, por ejemplo, se creía que las mujeres vírgenes debían tener pezones rosados, pequeños y respingados, mientras que las mujeres que no eran vírgenes tenían pezones oscuros, grandes y caídos.

     

     

    1. Siglo 7 Antes de Cristo – En la cultura romana el concepto de virginidad nace gracias a las Vírgenes Vestales, quienes eran las sacerdotisas de la diosa Vesta y durante 30 años debían mantener su pureza y castidad, si rompían sus votos eran castigadas cruelmente, las enterraban vivas hasta que murieran.

     

    1. Siglo 4 Antes de Cristo – La virgen María da a luz al niño Jesús y con él a todas las creencias cristianas de la purificación y la castidad. La elevación del estatus de María como virgen lleva a que en un principio los cristianos asociaran el sexo con el pecado contrario a la abstinencia y el celibato como el estilo de vida ideal de la mujer cristiana.

     

    1. En 1200 se publica el libro “El secreto de las mujeres” un manual creado para que los médicos pudieran identificar si una mujer no era virgen por las formas en que se comportaba y algunos cambios físicos que pudiera tener, en los que se incluía: miedo a caminar, hablar y bajar la mirada ante los hombres, incluso se creía que la orina de las vírgenes es clara y blanca. Este manual estaba creado especialmente para que los médicos no tuvieran que tocar la vagina y pudieran verificar la virginidad de la paciente solo viéndola.

     

    1. En 1582 el escritor Thomas Bentley en su libro “El monumento de las matronas” describe la virginidad no como una condición médica, sino como una actitud que deberían tener las mujeres, quienes debían ser calladas, sobrias y castas de cuerpo y mente.

     

     

    1. Aunque en 1625 los ginecólogos empezaron a ocupar un lugar relevante dentro de la medicina, debían verificar la virginidad de sus pacientes, pero en ninguna circunstancia podían tocar la vagina porque se consideraba un acto impuro y de irrespeto.

     

    1. En 1910 se volvió popular la “prueba de virginidad” y se crearon las siguientes medidas: se consideraba que el volumen de la vagina de una mujer virgen era de un dedo y de las mujeres que no eran vírgenes la medida era entre dos y tres dedos. Por supuesto, con el paso del tiempo se determinó que estas medidas no son científicamente correctas y no tienen nada que ver con la “virginidad”.

     

    1. En 1960 se introduce al mercado la pastilla anticonceptiva, separando la vida sexual de la procreación. ¡Fue revolucionario, sexo por placer y no solo por reproducción!

     

     

     

    1. 2005 – Hay un alarmante auge en la “Himenoplastia”, procedimiento estético para supuestamente reconstruir o restaurar el himen para “garantizar la virginidad femenina”. Operación que refuerza la vergüenza alrededor de la sexualidad femenina y que juzga a las mujeres por vivir una vida sexual activa.

     

    1. La virginidad no es un concepto médico ni científico, es una construcción social creada alrededor del himen. Es una forma en la que muchas instituciones y personas controlan nuestros cuerpos a través del miedo y el señalamiento social.

     

    Es muy importante que conozcamos la historia detrás de los prejuicios o ideales que nos imponen a nosotras y a nuestros cuerpos, porque muchos de ellos son construcciones sociales, no conceptos científicos. De esta forma dejamos de lado la culpa y los miedos alrededor de la virginidad y de la vagina para conocernos mejor y cuidarnos.

    Dejar un comentario

    Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.